Avery Denninson, Car Wrapping, ImagePerfect, Vinilos

¿Cómo elegir el vinilo más adecuado?

Existen en el mercado diversos tipos de vinilos, con diferentes prestaciones, que se pueden adaptar mejor al tipo de superficie y acabado que necesitamos hacer, pero ¿cómo podemos elegir el más adecuado para cada tipo de trabajo?

Te traemos una breve guía para que puedas entender mejor los tipos de vinilos que hay, sus prestaciones y aplicaciones, para que elijas el que mejor cubra tus necesidades.

Existen diferentes tipos de vinilos pero podemos diferenciar claramente dos tipos: los fundidos y los calandrados.

Láminas fundidas

Es un vinilo de muy alta calidad que se fabrica a partir de un líquido, que posteriormente se derrama y se solidifica con un espesor mínimo. Los vinilos fundidos no tienen memoria y son estables, de forma que el encogimiento es casi imperceptible. Gracias a que son muy finas, son más blandas, más fáciles de cortar, descartar y aplicar.

Estos vinilos se adaptan a las superficies irregulares tales como remaches y superficies con textura, por lo que son la opción preferida para las aplicaciones exteriores más complicadas, especialmente la rotulación integral de vehículos.

También se utilizan en aplicaciones menos exigentes pero en las que se requieren colores especiales.

Láminas calandradas

Se fabrican a parte de una masa de plástico que posteriormente se comprime, haciéndola pasar por dos rodillos de presión.

Aunque su calidad no es tan alta en aplicaciones exigentes como la de los vinilos fundidos, la película producida por medio de este proceso, puede ser aplicada en situaciones menos exigentes. Existen dos tipos de láminas calandradas: las poliméricas y las monoméricas.

Láminas poliméricas

Su nombre viene dado porque tienen polímeros añadidos para reducir su encogimiento. No brindan la estabilidad y la durabilidad que ofrecen los vinilos fundidos.

Para aplicaciones exteriores se comportan mucho mejor que los vinilos monoméricos, pero no están indicados para ser aplicados sobre superficies irregulares, tales como remaches y corrugados.

Para condiciones no muy exigentes en el exterior, ofrecen una alternativa viable a los vinilos fundidos.

Láminas monoméricas

Su coste es más económico que el del resto de vinilos. No están indicadas para aplicaciones en exterior, tales como marcaje de vehículos o rótulos comerciales.

Este tipo de vinilo monomérico está más recomendado para utilizar en aplicaciones en el exterior de corta duración y para interiores.

Estos vinilos no están estabilizados, por lo que es casi seguro que se encogerán y dejarán ver el adhesivo de su dorso. La suciedad se pegará al adhesivo expuesto y la suciedad será claramente visible alrededor del grafismo. Este vinilo tiende a curvarse en las esquinas y a descascarillarse como si fuese pintura.

Si necesitas realizar algún trabajo con una finalidad puntual, como algún rótulo comercial de permanencia definida –como por ejemplo una promoción u oferta especial- o en espacios interiores, este vinilo resulta muy práctico gracias a sus prestaciones y menor coste.

Adhesivos

Los adhesivos pueden ser de emulsión o con base solvente. Los de emulsión pueden ser afectados por el agua o la humedad y no se recomienda su uso en aplicaciones con circunstancias agresivas. Los adhesivos con base solvente son ampliamente utilizados y sus prestaciones normalmente están ajustadas a las de la película.

¿Influyen las herramientas de aplicación en el resultado?

La respuesta sin dudar es sí. Es fundamental disponer de las herramientas correctas, para hacer el trabajo más fácil y garantizar el resultado correcto a la primera aplicación.

Las herramientas de Spandex están avaladas por nuestros años de experiencia en el sector de la rotulación y grafismos especiales, por lo que nos permite suministrar las herramientas mejor indicadas para cada tipo de trabajo y aplicación.

Si tienes dudas sobre qué tipo de vinilo utilizar, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte a elegir el vinilo que mejor se adapte a tus necesidades.